Jesús Rodríguez Picó

Inicio » Artículos diversos » Música Rumana

Música Rumana

L’originalité de la musique roumaine

Autor: Carmen Petra-Basacopol

Editura Muzicala, Bucarest 1979

Recensión.

El mes de junio del año 1976 se presentó en la Sorbona de París la tesis de doctorado en musicologia L’originalité de la musique roumane,à travers les oeuvres de chambre et de scène d’Enesco, Jora et Constantinesco. Esta tesis del compositor y musicólogo Petra-Basacolpol fue considerada en Rumania de gran interés debido a la propuesta de análisis y explicación de las características básicas de la música rumana de los últimos tiempos. La publicación de la tesis fue realizada por la Editura Muzicala de Bucarest en el año 1979.

En la introducción el profesor Ion Dumitresco destaca los dos conceptos que explican y determinan los aspectos básicos de la personalidad de la música rumana, estos aspectos exteriores al hecho musical son: el “espacio miorítico” y el “dor”. El primero es un concepto filosófico propuesto por el filósofo rumano Lucian Blaga, el segundo es un sentimiento específico, muy propio del alma rumana.

El momento de mayor esplendor de las músicas conocidas como “nacionalistas” en paises como Hungria, República Checa o España, no tiene su correspondencia en Rumania, será algo posteriormente cuando estas tendencias penetren en el pais y se reflejen en quizas el más importante compositor rumano hasta nuestros dias, Enesco. Posteriomente a la introducción el autor en una breve advertencia nos explica esta diferente evolución de la música rumana y también la importancia del compositor Georges Enesco, este compositor representa la síntesis de los valores que contiene la canción popular y la música culta de tradición occidental. Este planteamiento permite suponer al autor que la música rumana puede ser una propuesta equidistante tanto de la música tonal como de la atonal, facilitando así una nueva posibilidad de comunicación a través de la música.

El texto está dividido en tres capítulos planteados de la siguiente forma: capítulo primero, los orígenes y las características del espíritu rumano, y un estudio del “espacio miorítico” y del “dor”, un segundo capítulo dedicado a la música de cámara rumana, y un tercero dedicado a la música de escena.

El primer capítulo comienza con una explicación de las culturas que han determinado la personalidad rumana: la griega, la romana, la eslava y la bizantina. El segundo apartado se concreta en la explicación del “espacio miorítico”. Este concepto proviene del filósofo rumano Lucien Blaga, en el texto Trilogia culturii publicado en Bucarest en el año 1944, Blaga habla de los horizontes espaciales que son expresados por la música, horizontes que considera siempre distintos, este horizonte ondulado corresponde a la alternancia de distintos estados anímicos, de la melancolía y la depresión al optimismo y la exaltación son contrastes característicos rumanos. La tesis de Blaga parte de la idea que el inconsciente erige sus propios horizontes de una manera diferente a los de la consciencia, en consecuencia todo horizonte existe en nuestro espíritu conscientemente y también inconscientemente, como un doble. Blaga considera que el horizonte espacial propio de Rumania es el “espacio miorítico”, o sea el horizonte espacial ondulante.

La balada popular rumana Mioritza es el ejemplo de una creación en la que se encuentra como telón de fondo el concepto de “espacio miorítico”. La balada explica la historia de un pastor que conoce a través de una oveja que puede ser asesinado por sus compañeros celosos de su rebaño. La actitud del pastor es la de la serena resignación. Esta actitud de resignación serena delante de la muerte, como nostalgia del retorno a la madre tierra, es considerada por Constantin Brailoiu como la esencia de la psique nacional.

La noción de “espacio miorítico” ha sido adoptada por la filosofia rumana como símbolo de la especificidad espiritual étnica.

Continua el primer capítulo con el tercer y último apartado. En este apartado se exponen las características del segundo concepto que, según el autor, determina la personalidad de la música rumana: el “dor”.

El “dor” es una aspiración del alma hacia alguna cosa que no se poseerá jamás, una nostalgia y un profundo sentimiento de tristeza. Esta actitud se considera importante para preservar al arte popular de las “efusiones sentimentales”, el “dor” mantiene el espíritu en la moderación discreta, según Lucian Blaga, característica de la creatividad del pueblo rumano. Enesco explicaba que el campesino rumano llevaba la música en si mismo, en la soledad de los campos y montañas ella es su compañera, esta música es la que le permite expresar el “dor”. La intensidad del “dor” se concreta en la frase “yo muero de dor”, expresión frecuentemente utilizada y que comprime y acumula una gran energia dramática.

Según Petra-Basacopol el “dor” es el aspecto espiritual primordial del alma rumana y imprime su sello en todos los géneros de la música popular, se podria decir que la música del pueblo rumano está tejida por los hilos invisibles del “dor”.

Después de desarrollar los conceptos básicos de la personalidad rumana, el autor se circunscribe en un área de la música culta rumana: la música de cámara, este será el tema del segundo capítulo. El primer apartado de este capítulo se centra en la música pura, debido a la importante producción camerística de los tres autores estudiados, el autor divide el apartado en:

a) Las sonatas para piano y violín de Enesco. Breve análisis temático de las tres sonatas para violín y piano de Enesco.

b) La sonatas para piano de Enesco. Análisis de la primera sonata escrita en el año 1924, y de la tercera compuesta entre 1933 y 1935.

c) La sonata para piano y violoncelo opus 26 núm. 2 de Enesco, obra que refleja en el primer movimiento Allegro moderato et amabile la melancolia de Enesco, reflejo del “dor”.

d) La sonata y la sonatina para piano de Mihail Jora.

e) Las sonatas para viola y piano, y violín y piano de Mihail Jora.

f) La sonatina para violín y piano de Paul Constantinesco.

g) La sonata bizantina de Paul Constantinesco.

Como conclusión Petra-Basacopol considera que la estructura de la forma sonata utilizada por los autores rumanos aporta una nueva visión. La substancia rapsódica de las melodias utilizadas dentro de la forma sonata da a las obras un aspecto de música libre e improvisada.

Posteriormente se trata el cuarteto de cuerdas, incidiendo básicamente en los dos cuartetos de Enesco fechados en los años 1921 y 1951, y en las obras para formaciones de música de cámara. De entre esta producción se destaca el análisis de la sinfonia de cámara de Enesco obra escrita para 12 instrumentos y que expresa serenamente pero también trágicamente el conflicto inherente de la naturaleza humana frente a la muerte. Verdadero canto del cisne del compositor, la sinfonia de cámara fue terminada el mes de mayo de 1954 en París.

En un segundo apartado el autor comenta algunas obras de música programática como la suit para violín y piano Impressions d’enfance y la Petite suit para violín y piano de Mihail Jora.

El capítulo finaliza con un breve apartado dedicado al lied rumano.

El tercer y último capítulo lleva el título de “Los reflejos de la espiritualidad rumana en la música de escena”. Como en capítulos anteriores Enesco centra la atención, en este capítulo con mayor motivo debido a la ópera Oedipe.

Después de los apartados dedicados a lo pintoresco en la música escénica rumana, con comentarios del ballet Au Marché de Mihail Jora , de la ópera bufa Una noche tormentosa de Paul Constantinesco, y de la metamorfosis de las fuentes originales en el ballet de Jora Retorno del abismo, Petra-Basacopol dedica un amplio apartado a la ópera de Enesco. Esta ópera basada en dos tragedias de Sófocles con libreto de Fleg se divide en cuatro actos y seis escenas. El texto centra la acción en el fatalismo heleno, pero el hombre será más fuerte que el destino, y el héroe podrá serenamente demostrar su inocencia.

La música del Oedipe parece deslizarse como un flujo sinfónico, utilizando el compositor para conseguir coherencia estructural diversos procedimientos, fundamentalmente la técnica del “leitmotive”. El sentimiento de melancolia se encuentra en muchos de los fragmentos más trágicos de la ópera.

La publicación termina con una breve conclusión y una bibliografia.

El año 1979, fecha de la publicación de L’originalite de la musique roumaine, es ya un momento histórico para Rumania en el que la incorporación a la música culta de elementos provenientes de la música popular va utilizándose menos. Nuevas generaciones de compositores proponen una nueva música más cercana a la música contemporánea occidental que a la música de carácter nacionalista. Creo que el título del trabajo hace referencia fundamentalmente a un período histórico que empieza a transformarse a partir de la muerte de Enesco en el año 1955. Debido a la situación política, las autoridades rumanas priorizaban las obras artísticas relacionadas con aspectos nacionales, intentando poder explicar y justificar la creación de las obras a partir de materiales específicos de la cultura rumana. Este planteamiento que tiene relación con el “realismo socialista” tiene en Rumania una caracter distinto, quizá más flexible que en algunos paises se su entorno. Esta flexibilidad permitió que nuevos compositores se distanciaran de la propuesta que expone la publicación de Petra-Basacopol. Autores como Stefan Niculescu, Pascal Bentoiu, Tudor Ciortea, Nicolae Brândus, y grupos de cámara como “Musica Nova” fundada en el año 1966 se interesaron por las estéticas de la música contemporánea y participaron de todas las nuevas propuestas generadas en Europa y América. La nueva música rumana respetaba pero también se distanciaba de los compositores anteriores, a la nueva música dificilmente se le podrian aplicar los conceptos de “espacio miorítico” o de “dor”.

Como conclusión creo, que L’originalité de la musique roumaine, es un trabajo excelente para comprender mejor algunos aspectos de la música rumana de la primera mitad de nuestro siglo. En ese momento histórico la aparición y consolidación temporal de las escuelas nacionalistas aportó a la música occidental nuevos recursos. Fundamentalmente la atención que recibe la música de Enesco aporta datos interesantes para conocer mejor a este compositor, conocido en occidente por algunas de sus obras menores como las dos rapsodias rumanas.

Las tesis que propone Petra-Basacopol para explicar la personalidad del lenguaje musical rumano son dificilmente aplicables al lenguaje internacional que parece extenderse en los últimos años por la mayor parte de los paises del mundo y que los compositores contemporáneos rumanos parecen decididos a utilizar.

L’originalité de la musique roumaine se inscribe en una serie de trabajos que pretenden ampliar el conocimiento y la difusión de las llamadas “escuelas nacionales”. Estos estudios que se plantean desde diversos países nórdicos y de la Europa del este se estan realizando con la intención de incluir en los capítulos dedicados a las “escuelas nacionales” de la historia de la música, además de las escuelas española, checa, húngara o rusa, las músicas consideradas nacionales de países como Suecia, Finlandia, Noruega o Rumania.

Jesús Rodríguez Picó


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Revista Sonograma Magazine

Compositor y profesor. Catálogo y discografía.

Pseudópodo

Un blog inhomogéneo y anisótropo

Alex Ross: The Rest Is Noise

Compositor y profesor. Catálogo y discografía.

Psicoterapia y Psicomusicoterapia

Compositor y profesor. Catálogo y discografía.

PENJAMENTS ESCRITS

PENSAMENTS PENJATS AMB LLETRES

Alfredo Aracil – Compositor, Doctor Hª Arte, Asesor Cultural

Compositor y profesor. Catálogo y discografía.

A %d blogueros les gusta esto: